“Cine Wilde”: de una fábrica a un espacio cultural

Entrada cine

El viernes 22 de marzo del año 2013, luego de 4 años de constancia, paciencia y con apoyo de la Municipalidad de Avellaneda, cuatro amigos de la infancia junto con los vecinos del barrio de Wilde, fueron tanto testigos como protagonistas de un gran logro cultural y social: la apertura de un cine municipal. Ubicado en la calle Juan Cruz Varela, donde antes se encontraba la abandonada ex papelera Del Plata, funciona el “Cine Wilde”.

Desde lejos, llama fuertemente la atención la enorme chimenea que pertenecía a lo que anteriormente era la fábrica, lo que fue conservado por todo lo que representa para la identidad del barrio. Al acercarse al complejo, puede verse la pared roja combinada con ladrillos a la vista que dejan resaltar grandes letras blancas con un estilo vintage donde se lee “Cine Wilde”, reflejo del orgullo y el trabajo de toda una comunidad.

La historia comenzó en 2009. Federico Taboada, Irene De Simone, Gabriela Schulze, y Diego Groizar decidieron convertir en realidad un sueño que hasta el momento no pasada de una charla pasajera. Un año después, el sueño se imprimió en volantes, se entregó en mano a los vecinos, se pegó en los postes y las paredes, y hasta tuvo un perfil en Facebook. El interés creció. En noviembre de ese mismo año, durante el festejo del 122° aniversario de Wilde, uno de los folletos fue entregado en mano al entonces intendente interino Jorge Ferraresi, quien les ofreció un subsidio para poder comprar un proyector y una pantalla para poder reproducir películas en las plazas. Ese cine móvil todavía recorre los comedores infantiles de Avellaneda.

Los vecinos se enorgullecen y están felices por este espacio; ya no es solo un cine, sino una parte de ellos. Además de las proyecciones que son de jueves a domingos, se dictan talleres gratuitos que son auto gestionados por los vecinos. Entre algunos de ellos, el vecino puede participar de talleres de música, karate y de murga, y acceder a la biblioteca llamada Oscar Smith, que fue inaugurada en el 2016 gracias al programa “Conectar igualdad”.

La sala de cine cuenta con una pantalla grande, aire acondicionado y con 180 butacas con respaldo de madera que asemeja ser una cinta cinematográfica. Si es la primera vez que se asiste a una función, te dan la bienvenida con orgullo y felicidad, como si te dejaran entrar en sus propias casas. La entrada es libre y gratuita. Las proyecciones parten desde documentales de los vecinos, películas animadas, de directores independientes (quienes también las presentan antes de cada función) y clásicos de la historia del cine, que eligen cada miércoles los usuarios de Facebook mediante una encuesta.

El cine pasó de ser solo un espectáculo a ser considerado un arte, y como tal, tiene la finalidad de reflejar ideas y realidades propias de una comunidad, partes de la historia y la cultura de la misma. Sin embargo, quienes verdaderamente merecen un reconocimiento son aquellos que trabajan para que la cultura sea lo más popular posible.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s